Y llegó otro día de esos que teníamos marcado en el calendario. Hoy se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Libertad de Prensa, nada más y nada menos. Es una de esas efemérides que nos gustaría que no tuviera que existir, porque significaría que hay libertad, que es respetada y que felizmente no tenemos nada que reivindicar.

Pero lamentablemente no es así, y se hace necesario alzar la voz desde todas las tribunas posibles contra gobiernos autoritarios que no dejan contar la verdad, o que no dejan contar versiones que difieren de la suya. Tenemos que hacer una encarecida defensa de aquellos periodistas que se dejan la piel en muchos países del mundo, y en ocasiones hasta la vida, por contar lo que ocurre. Profesionales de la información que a menudo acaban encarcelados, privados de su libertad, y olvidados.

La ONU estableció en 1993 el 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa para que el mundo fijara su atención en este problema. Hoy se recuerda a los periodistas fallecidos en el ejercicio de su profesión y se defiende el derecho de todos los medios a investigar y mantener a las sociedades informadas sin tener que ser víctimas de censuras, acosos, hostigamientos o coacciones.

En nuestro país, afortunadamente, la libertad de prensa es un derecho constitucional y los periodistas pueden trabajar con libertad. Es necesario que siga siendo así. Lamentablemente, cada vez oímos más voces, incluso desde tribunas políticas, que cuestionan públicamente el ejercicio de la libertad de aquel que no piensa como él. También vemos como cada día los bulos campan a sus anchas por las redes sociales alimentados por aquellos que quieren creer que lo que cuentan es verdad y no se preocupan por indagar en la fuente de la que proceden.

Por todos estos motivos se hace tan necesario conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa. En una jornada como hoy desde Mute defendemos el derecho de los informadores a desarrollar su trabajo en libertad, defendemos la pluralidad de medios y el rigor informativo. Muteamos a los dictadores, a los que imponen medios de comunicación únicos, a los que falsean la verdad y a los creadores y difusores de bulos.

Feliz Día de la Libertad de Prensa